La catarata es conocida como una opacidad del cristalino del ojo, el cual normalmente es  transparente. La vista de una persona que sufre cataratas se puede relacionar a la de mirar a través de una ventana empañada.

Una vista afectada por cataratas conlleva diversas dificultades en el ritmo de vida del paciente, pues se les dificulta conducir un auto de noche, leer o reconocer las expresiones faciales.

En gran parte, las cataratas no alteran la vista al principio, pues su desarrollo es lento en la etapa inicial. Aunque, con el tiempo, los malestares se van agudizando.

Esta enfermedad visual puede traer consigo diferentes síntomas como:

  • Visión nublada o borrosa
  • Dificultad de visibilidad por la noche
  • Sensibilidad a la luz
  • Cambio frecuente de anteojos
  • Necesitar de una luz más intensa para poder realizar actividades cotidianas
  • Visión doble en un solo ojo
  • Decoloración de los colores que percibimos

El envejecimiento, rasgos hereditarios, así como enfermedades como la diabetes, obesidad, tabaquismo e hipertensión pueden dar pie a la aparición de cataratas. Lo mejor siempre es visitar a un especialista en salud visual que pueda brindar el diagnóstico más preciso.